Historia

Virgen de ValderrabéSegún el testimonio de nuestros antepasados transmitido de generación en generación, en un lugar próximo a nuestro colegio, apareció hace mucho tiempo la imagen de una Virgen María con el Niño sobre una retama verde. En ese mismo lugar se erigió una ermita dedicada a ella, bajo la advocación de Valderrabé.

 

En el transcurso de los siglos se le ha tenido gran devoción e incluso, según distintos testimonios escritos, tenía tierras arrendadas para el mantenimiento de la ermita.  La ermita era grande, tenía un retablo con las imágenes de la Virgen, San José y el Ángel de la Guarda y un Altar, bajo el que se encontraba una retama verde, en la que, según la tradición, había aparecido la imagen.

 

Sucesos ocurridos a lo largo de la historia hicieron que la ermita quedara en ruinas y que desapareciera la imagen de la Virgen. Posteriormente se construyó una pequeña capilla en el cementerio, a la que se trasladaron la nueva imagen de la Virgen de Valderrabé, que es donde se venera en la actualidad, el día 9 de noviembre.